Aromaterapia – el lenguaje de los aromas

Desde tiempos sin principio los aromas han estado presentes en la vida del hombre. Si emprendieras un viaje a través del tiempo verías a nuestros antepasados reunidos alrededor de una fogata que ilumina, calienta y regala perfumes de resinas, maderas, hierbas o especias.

frascosTodas las culturas del mundo y en todos los tiempos han usado y usan el poder terapéutico de las plantas para el bienestar y la buena salud.
Egipto, Grecia, Roma utilizaban preparaciones aromáticas para ofrendar a sus dioses en ceremonias; para tomar baños y masajes y así mejorar la salud física y emocional; o simplemente para perfumar sus cuerpos.
El reino vegetal siempre ha sido una fuente de recursos medicinales para culturas como la hindú y la china. La Edad Media pone un velo de sombra sobre muchas de estas prácticas, las cuales quedan sumergidas en el mar del olvido.
Occidente marca el resurgimiento de la aromaterapia con el “incidente” ocurrido al perfumista francés René Gattefosse, quien trabajando en su laboratorio se quemó intensamente la mano y desesperado la sumergió en el primer recipiente que tenía a su alcance. Resultó ser un frasco de aceite esencial de lavanda. A los pocos días casi no quedaban rastros de la quemadura en su piel. Este hecho sucedió a principios del siglo XX.

La aromaterapia se define como el uso de aceites esenciales aromáticos para promover la salud y el bienestar del cuerpo, la mente y las emociones. La correcta utilización de estas esencias mediante diversos sistemas de aplicación puede restablecer el equilibrio y la armonía en la vida de una persona.
Los aceites esenciales son sustancias químicas altamente complejas. Se extraen del tronco, tallo o raíz como así de la hoja, flor o fruta de las plantas. Los aceites esenciales son los que le dan a las plantas su olor característico y en su estado puro son extremadamente concentrados. Se requieren grandes cantidades de material vegetal para extraer una poca cantidad de aceite. Para destilar un litro  se necesitan de una a diez toneladas de planta o flores. Para que te hagas una idea: de 30 rosas se extrae sólo una gota de aceite esencial.
Otra manera de entender qué es un aceite esencial es imaginando que representa el alma de la planta, toda su poderosa energía vital.

Me gusta mucho la clasificación de aceites esenciales que hace Ana Cejas, una perfumista argentina que tuve el gusto de conocer en Buenos Aires. Teniendo como criterio sus características botánicas y terapéuticas, divide a los aceites esenciales en siete grupos y les otorga una palabra “clave” que los identifica:

  1. Flores blancas: relax
  2. Bosques perfumados: fuerza
  3. Hierbas del campo: equilibrio
  4. Aromas frutales: energía
  5. Maderas, resinas, cortezas: concentración
  6. Plantas aromáticas: autoestima
  7. Flores de color: sensualidad

En mis sesiones de masaje siempre uso aceites esenciales. Masaje y aroma, juntos, conducen al despertar de los recursos internos para la curación. Me encantan los aromas naturales y por ello me vi motivada a escribir apenas un poco sobre este apasionante mundo de los aceites esenciales. Espero que hayas disfrutado de su lectura tanto como yo al elaborar el artículo.

> MÁS INFORMACIÓN: Aromaterapia en casa , Body splash de jazmines , Masaje con Piedras Calientes

Acerca de Andrea Saracco
Mi ámbito es el de las terapias naturales y alternativas. Masaje Californiano Esalen, Terapia Puntos gatillos, Terapias vibracionales y energética (Sintergética, Flores de Bach), Reiki, Estética no invasiva (mesoterapia virtual).

2 Responses to Aromaterapia – el lenguaje de los aromas

  1. MAR dice:

    La aromaterapia despierta los sentidos me encanta el aroma de rosas, romero, lavanda….. una maravilla y más si estás con una buena masajista como Andrea Saracco. Abrazos, feliz semana:
    Mar Vera🙂

    • andreasaracco dice:

      ¡Mar querida, vaya esencias que has nombrado! La combinación de ellas resulta muy interesante. Por ejemplo: el romero y la lavanda pertenecen al grupo aromático de la AUTOESTIMA. Se dice que la lavanda te ayuda a pasar del rol de víctima al de la heroína y el romero te da la fuerza para hacerlo. También,lavanda y rosa trabajan perfectamente juntas: una aplaca los “defectos” femeninos (esta tendencia que tenemos a sentirnos víctimas, tristes, acosadas, a magnificar situaciones….), la otra realza las virtudes femeninas, nos hace aflorar la dulzura,la suavidad y el amor incondicional. Y por último, combinar romero con rosas potencia la sensualidad. Bien sabido es que la rosa es la reina de la flores, invoca a la diosa Venus. El romero tampoco se queda atrás a la hora de aportar romanticismo.
      Gracias por tu cometario, cariños. Andrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: