Una nueva forma de caminar

Caminar es un movimiento natural con el que contamos la mayoría de los seres humanos. A cualquier edad, en cualquier época del año y lugar del mundo es posible realizarlo.

Bien sabido es que el ejercicio de caminar estimula el buen funcionamiento del organismo en su totalidad; es posible obtener un buen recambio de oxígeno, mejorar la circulación sanguínea, eliminar toxinas, fortalecer el corazón, tonificar los músculos, relajarse mental y físicamente, garantizarse un buen descanso y un mejor estado anímico, etc, etc.

No es lo mismo caminar con palos que sin ellostres personas practicando marcha nórdica

Caminar con o sin palos marca una diferencia fundamental. La marcha nórdica o caminata con palos potencia el ejercicio y sus beneficios de manera cuanti y cualitativa. El uso de los bastones hace que los brazos participen activamente y no como simples acompañantes del movimiento, llevando al cuerpo a utilizar alrededor del 80% o 90% de sus músculos mientras que en la marcha convencional se aproxima a un 60%.

El rol activo de los miembros superiores permite:

  • Estabilizar el balanceo corporal y adquirir una correcta postura erguida.
  • Optimizar la capacidad cardiovascular y aeróbica.
  • Activar los grupos musculares del tren superior.
  • Reducir sustancialmente la presión sobre tobillos, rodillas y cadera.
  • Establecer fácilmente el ritmo de la marcha permitiendo:
  • – aumentar el consumo de energía.
  • – reducir la sensación de cansancio durante su práctica.

No es lo mismo caminar con un palo que con dos

En la posición bípeda, el cuerpo dispone de una base de sustentación pequeña dada por los bordes externos de los pies. Durante la marcha se suceden apoyos bipodales y monopodales con lo cual el mantenimiento del equilibrio postural se torna más difícil. El ejercicio de caminar con dos palos facilita al cuerpo el control de su estabilidad al ampliar la base de sustentación. Si bien el uso de un sólo palo aumenta el apoyo podal, no permite alcanzar un adecuado balance anatómico durante la marcha.

Con la marcha nórdica no se trata de caminar ayudados por palos sino de una nueva forma de caminar.

Marcha nórdica y cintura escapular

La intervención activa y simétrica del tren superior mejora la movilidad del cuello y la parte superior de la columna a la vez que fortalece la espalda y los brazos.

La cintura escapular es especialmente vulnerable a la deformación ya que la amplia movilidad con la que cuenta el hombro va en detrimento de su estabilidad. Sólo uno de sus ligamentos (coracohumeral) cumple el rol de suspensor, dejando a los músculos peri-articulares la función de asegurar estabilidad. Se hace entonces esencial el buen mantenimiento su musculatura.

En la marcha nórdica los brazos van relajados pero activos y los movimientos se realizan amplios y en coordinación con una leve rotación del tronco. Los bastones deben tener una posición en diagonal, empujar detrás de la pelvis para luego ir hacia adelante mientras se abre la palma de la mano. Este ciclo que se repite con uno y otro brazo permite ejercitar todos los compenentes del miembro superior aportando la movilidad articular y la estabilidad muscular necesarias para su correcto funcionamiento.

A mi no me cabe duda que la marcha nórdica es un ejercicio entretenido, saludable, ecológico y muy ligado a la naturaleza humana, razones suficientes para elegirlo. ¿Tú que opinas? ¿Te animas?

Licencia Creative Commons
Una nueva forma de caminar por Andrea Saracco se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

Acerca de Andrea Saracco
Mi ámbito es el de las terapias naturales y alternativas. Masaje Californiano Esalen, Terapia Puntos gatillos, Terapias vibracionales y energética (Sintergética, Flores de Bach), Reiki, Estética no invasiva (mesoterapia virtual).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: