Artrosis – Causas y tratamiento natural

Son muchas las personas que a partir de los 50 años aquejan de dolores articulares por artrosis, ya sea porque de jóvenes han tenido un traumatismo agudo importante, un sobreuso de la articulación o por el normal desgaste que experimenta el cuerpo a lo largo del tiempo.

Frecuentemente escucho a mis pacientes, a familiares, amigos y conocidos contarme de sus dolores de rodilla, o de cadera o de hombro mostrando ese mismo dolor con una mueca en su rostro. Incluso varios de ellos tienen un dolor tan generalizado que por las mañanas no pueden levantarse de la cama sin que los ayuden y deben atravesar las primeras horas del día con dolorimiento intenso y limitación en sus movimientos.Artrosis. Gráfico cuerpo humano con articulaciones en rojo.

Una de las cosas que más me moviliza es ver la desesperanza con que me cuentan su problema. La mayoría ha pasado por tratamientos orales analgésicos con paracetamol o con opiáceos menores como la codeína; antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, coxibs). Varios han recibido infiltraciones intraarticulares con corticoides e inyecciones con ácido hialurónico. Por último están los que han llegado a la cirugía de reemplazo articular.

Cada uno de estos medicamentos tienen efectos secundarios específicos que pueden ir de leves a severos. Simplemente enumeraré algunos de manera general, sin atribuírselos específicamente a cada fármaco, como para hacernos una idea de la seriedad de dichos efectos. Puede haber mareos, vómitos, somnolencia, daño hepático, úlceras estomacales e intestinales,  adicción, alteraciones cardiovasculares, osteoporosis, etc.

Sensibilizada ante tantos testimonios decidí recolectar información sobre el tema desde una visión “alternativa”; que aporte opciones no invasivas y más naturales y que animen a cada uno a recuperar la confianza en su propia curación o al menos un alivio que traiga bienestar diario.

Los que me conocen de un tiempo saben mi tendencia a valorar primero los tratamientos que sean más respetuosos con nuestro organismo y que en lugar de arremeter contra el síntoma (“matar al mensajero”) apunten a recomponer el patrón de salud perdido respetando mientras tanto el proceso de enfermedad.

Para empezar podemos revisar cómo comienza la artrosis

Aparece un cambio de comportamiento del condrocito (célula del cartílago que fabrica colágeno y proteoglicanos). El cambio implica que el condrocito  se excita generando compuestos inflamatorios que producen dolor y paralelamente, en vez de fabricar, destruye dichas sustancias, con lo cual pasado un tiempo no se vuelve a formar más cartílago.

Existen causas genéticas que explican el comportamiento disfuncional del condrocito, pero sólo ocurren en un 15 a 20% de los casos. La mayor incidencia se debe a un sobreuso de la articulación o al normal envejecimiento. Las sobrecargas repetitivas, el sobrepeso y las malas posturas que desalinean el cuerpo modifican las superficies de contacto articulares ejerciendo mayor presión y desgaste en un lado que otro de la articulación.

Inflamación crónica

En la artrosis el condrocito produce una sustancia proinflamatoria llamada citoquina que transforma el ácido linoleico en ácido araquidónico. Éste es precursor de la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos. Ambos son potentes mediadores del dolor pero, a su vez, por ser vasodilatadores, potencian el edema. Esta condición genera un círculo vicioso que lleva a una situación de inflamación crónica.

Dolor crónico

La inflamación se propaga poco a poco por toda la articulación. Se inflaman el cartílago articular y los tejidos circundantes, y el líquido sinovial se expande. Ello estimula las terminaciones nerviosas articulares sensitivas que viajan al cerebro emitiendo una señal de dolor.

Destrucción del cartílago

Dijimos que el condrocito se vuelve contra sí, y en ese acto alocado fabrica excesivas metaloproteasas, enzimas que degradan las moléculas inútiles o desgastadas del cartílago al punto que terminan por destruirlo completamente. La inflamación bloquea las enzimas que el condrocito precisa para sintetizar colágeno y proteoglicanos y en consecuencia no se regenera el cartílago perdido.

Thierry Souccar, especialista en nutrición y biología del envejecimiento, en una de sus publicaciones dice: “desde que comprendí que la artrosis es en primer lugar inflamación, mi primera línea defensiva consistió en parar esta inflamación por todos los medios. Este razonamiento es válido sea cual sea la fase en la que se encuentra la enfermedad”.

Souccar propone un plan de alimentación indispensable, el cual él se ha aplicado a sí mismo por haber tenido tres traumatismos graves de rodilla con implantación de prótesis y sufrir durante décadas dolores y movilidad limitada.

A continuación resumiré el plan que él propone:

– En caso de ser necesario, adelgazar. Ello es fundamental para quitar presión sobre las articulaciones y prevenir el desgaste y la inflamación (los cuerpos grasos dan origen a mediadores que activan la inflamación).

– Incluir complementos alimenticios.
Los complementos indispensables son:

Los complementos de apoyo son:

– Por sus propiedades antiinflamatorias, utilizar sin moderación: canela, pimienta negra, curry y jengibre. Se pueden tomar en infusión y también incluirlos en guisos, sopas, etc con otras plantas aromáticas (ej: laurel, romero).

– Realizar ejercicios físicos de movilidad articular.

Resumiendo, en su artículo, Thierry Souccar propone magníficamente una “estrategia integral contra la artrosis” que empieza comprendiendo por qué se sufre, es decir, entender cómo está formada la articulación y qué sucede allí normalmente y qué sucede allí cuando se altera, para luego plantear un programa de recuperación basado fundamentalmente en una dieta que contemple alimentos y suplementos específicos así como en un plan de ejercicios diarios adecuados.

En mi consideración, para que el abordaje sea completamente integral se hace necesario no sólo contemplar lo orgánico (nuestra materia física) sino ahondar en nuestra anatomía energética.

Cito al Dr. Jorge Carvajal: “La vida es un proceso de aprendizaje. La enfermedad, el dolor, la muerte, la salud , están comprendidas en este proceso. La vida no es el cuerpo, aunque el cuerpo puede ser bien descrito como el instrumento de la vida.”

Y ya despidiéndome cito al Dr. Bruce Lipton, especialista en biología molecular, en su libro La Biología de la creencia:

“Los  fármacos y la cirugía son herramientas poderosas cuando no se utilizan en exceso, pero la idea de que los medicamentos pueden curarlo todo es, en esencia, errónea. Cada vez que se introduce un fármaco en el organismo para corregir una función A, se alteran inevitablemente las funciones B, C o D. No son las hormonas ni los neurotransmisores producidos por los genes los que controlan nuestro cuerpo y nuestra mente; son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente y, por tanto, nuestra vida.”

.
Licencia de Creative Commons
Artrosis – Causas y tratamiento natural by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

 

Artrosis. Artifit Polvo Nahrin.

Acerca de Andrea Saracco
Mi ámbito es el de las terapias naturales y alternativas. Masaje Californiano Esalen, Terapia Puntos gatillos, Terapias vibracionales y energética (Sintergética, Flores de Bach), Reiki, Estética no invasiva (mesoterapia virtual).

5 Responses to Artrosis – Causas y tratamiento natural

  1. julio dice:

    muy interesante, me sirve. gracias

  2. mariela dice:

    gracias por darme otras opciones que no conocía. Mariela

  3. Naisha dice:

    Felicitarte por el artículo y por dar soluciones alternativas, así como citar los complementos más adecuados para poder tratar la artrosis.

    Y muy de acuerdo con la afirmación de que los medicamentos no lo curan todo.

    Un saludo
    naishamassagecenter.com

  4. Masajes dice:

    Cuando se trata de terapias naturales a mi me encanta saberlo todo.
    Como masajista, siempre he recomendado a todos tratar de buscar una terapia que no le provoque efectos secundarios y por supuesto que le ayude a mejorar su condición. En este caso es de las pocas que realmente funcionan.

    enfermeras.co.cr/

  5. Mabel dice:

    Muy bueno el artículo, especialmente para las personas mayores que en general sufrimos de esos dolores y recurrimos casi exclusivamente a los antiinflamatorios. Gracias por aportarnos otra mirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: