Masaje con piedras calientes

El masaje con piedras calientes es una forma de trabajo corporal que sumerge a quien lo recibe en una experiencia de profunda relajación física y mental.

.
Las piedras más adecuadas para esta técnica son las volcánicas ya que pueden conservar el calor por tiempo prolongado. Se pueden agregar como complemento piedras frías, por ejemplo en el rostro o en piernas cansadas, con edemas o várices. Las piedras se pueden calentar en seco o sumergidas en agua, a mi particularmente me gusta calentarlas en agua ya que me permite agregar hojas o aceites esenciales  de romero, menta y eucalipto. El vapor y los aromas despiertan los sentidos y crean en la cabina un ambiente ideal para recibir el masaje con piedras.
Al finalizar la sesión es conveniente que el receptor permanezca al menos unos 10 minutos recostado para ir saliendo suavemente de la sensación de grounding muy característica que queda luego de este tipo de terapia.

El receptor, recostado en la camilla, atento a su respiración, se prepara para hacer el “viaje interior” que le permitirá descansar del estrés cotidiano y la tensión. El terapeuta escoge las piedras adecuadas y una a una las coloca en puntos claves del cuerpo dando inicio así al masaje. Las piedras volcánicas, quietas, presentes, van liberando el calor poco a poco, llamando al receptor al aquí y ahora. El calor penetra profundamente ablandando los tejidos. Todo está dispuesto para iniciar el movimiento; transportadas por las manos ágiles del terapeuta un par de piedras se deslizan con aceite adaptándose a los contornos del cuerpo; arman recorridos de pies a cabeza, a lo largo de la espalda, por brazos y cuello. Cada piedra es elegida por su forma y tamaño para trabajar en áreas específicas del cuerpo. Zona a zona el tejido muscular y las articulaciones absorben el calor que las piedras dejan a su paso, facilitando al terapeuta el trabajo puntual con manos y dedos que libera tensiones profundas. El sistema circulatorio es a la vez estimulado y relajado. La estimulación promueve la oxigenación y el drenaje de toxinas de los músculos e induce al cuerpo a la auto-sanación. Pausa y movimiento se unen en una danza fluida que transporta a la mente a un espacio de máxima relajación. Las piedras se detienen, tibias sobre el cuerpo, mecidas únicamente por la respiración tranquila del receptor. El terapeuta finaliza su trabajo permitiendo al receptor descansar en un estado de profunda calma…

> MÁS INFORMACIÓN: Masaje Californiano , Reflexología

Anuncios

Masaje Californiano

Para hablar de Masaje Californiano es necesario remontarse a la década del 60 justamente en el nacimiento del Instituto Esalen.

adams_cascadaEl Instituto Esalen es un centro de retiro que se encuentra en Big Sur, California (EEUU). Nació en el año 1962 de la mano de los psicólogos Michael Murphy y Dick Price. El Instituto está enclavado en las antiguas tierras de la tribu nativa Esselen (de aquí toma su nombre) entre montañas, océano y manantiales de aguas termales. Surgió como un centro de estudios y experimentación orientado a la educación humanística, volcado a las disciplinas de meditación, yoga, espiritualidad, psicología, arte, música y ecología. Desde sus inicios promueve lo que Aldous Huxley llamó “el potencial humano”. Acogió en su seno maestros como  Ida Rolf, creadora del Rolfing (técnica de tejido profundo, fascial); Moshee Feldenkrais, analista de movimiento corporal; Milton Trager con el masaje de hamacados rítmicos; el Dr. Stanislav Grof, creador de la respiración holotrópica y la terapia transpersonal; Fritz Pearls, padre de la terapia Gestáltica; Gabrielle Roth, creadora de la danza de los cinco ritmos; Emily Conrad d’Aud y Susan Harper, con el Continuum (movimiento corporal creativo).

Tal como lo describe la Escuela Oasis de masajes y artes curativas de Buenos Aires, donde me formé como terapeuta, “el Esalen Massage® y bodywork es una práctica que alivia el dolor, incrementa la movilidad en las articulaciones y músculos y nos permite reeducar al paciente para que se sienta un Ser integrado y armónico.”

Una sesión de masaje californiano se hace en camilla y puede realizarse al aire libre, con el sonido del mar, del viento y los perfumes de la naturaleza o en una sala ambientada con clara y suave luz, una música tranquila y el aroma de los aceites de masaje…

… con manos quietas sobre el cuerpo del paciente, la sesión inicia. Las manos silenciosas, presentes, atentas a la respiración invitan al paciente a contactar consigo mismo. Con movimientos largos, fluidos y envolventes el diálogo con los tejidos comienza. Amasados, estiramientos y hamacados activan la circulación y los músculos y articulaciones se relajan. Escuchando al cuerpo las manos del terapeuta exploran las áreas de dolor, comprimen y abren el tejido liberando tensiones. Finalmente el dolor cede y la respiración del paciente se torna más amplia. Con rítmicos deslizamientos la danza continúa por piernas, tronco, brazos y cabeza integrando al cuerpo. Suave y gradualmente el ritmo decrece, las manos se aquietan, la respiración del paciente se vuelve profunda y reposada. El contacto finaliza permitiendo al paciente vivenciar un estado de bienestar físico y mente despierta.

> MÁS INFORMACIÓN: Masaje con piedras calientes , Reflexología , Cervicalgia

Licencia de Creative Commons
Masaje Californiano by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.