Lumbalgia

No es la primera ni será la última que escriba sobre la “lucha” que debe afrontar diariamente el cuerpo ante la gravedad. Afortunadamente contamos con un maravilloso sistema con tensegridad (tejidos blandos y huesos) que constantemente responde a las demandas de tensiones adaptándose y compensando, sin embargo muchas veces los límites elásticos son sobrepasados ocasionando lesiones, modificaciones funcionales y estructurales del sistema músculo esquelético.

Sucesos inesperados y bruscos como accidentes, movimientos incorrectos o exagerados en el deporte o en cualquier tipo de actividad física, o la acumulación de sucesos menores pero reiterados producen disfunciones a nivel local y general del cuerpo.

Veamos por ejemplo, una zona que frecuentemente está expuesta a sobrecargas: la espalda baja. Según las estadísticas, el dolor lumbar suele afectar al 80% de la población activa.

En su libro Epidemiology of spinal disorders, Andersson asocia a la lumbalgia las siguientes causas:

Si la columna vertebral presenta acortamiento, hipertonía o debilidad en los músculos, puntos gatillo o activación descoordinada de los músculos  le será más difícil afrontar las demandas de tensión con éxito y en consecuencia se produce lo que se llama fallo de adaptación. Por ello es muy importante que los músculos extensores de la espalda sean resistentes y flexibles para proporcionar el soporte adecuado a las articulaciones y tener más posibilidades de que un movimiento incorrecto o excesivo no produzca lumbalgia.

Veamos unos ejemplos…

1- A la hora de levantar un objeto ¿cómo lo haces?

Mujer levantando incorrectamente una caja desde el suelo.

Levantamiento de peso INCORRECTO

Mujer levantando correctamente una caja desde el suelo.

Levantamiento de peso CORRECTO

Muy pero muy frecuente es que lo hagamos incorrectamente ¿no crees? Flexionar las piernas, pegar el objeto al cuerpo y elevarse con la fuerza de los miembros inferiores son fundamentales para reducir la fuerza de compresión sobre la columna lumbar.  Las tareas repetitivas en flexión y el levantamiento de peso gradualmente van dando paso al encorvamiento, a la disminución de la estabilidad postural y al aumento de la fatiga local.

Chaitow (ver bibliografía) cita a Liebenson quien nos dice: “El mecanismo principal de la lesión no es tanto la carga excesiva sino el movimiento exagerado”. Cuanto más débiles estén los músculos extensores de la espalda mayor será la posibilidad de padecer lumbalgia.

2- Cuando estás en postura sentada ¿cómo está tu espalda?

Hombre en postura sedente correcta e incorrecta respectivamente.

Postura sedente CORRECTA/INCORRECTA

Si empezaste sentada como en la figura primera, muy pero muy posible es que te hayas ido deslizando y quedado como en la postura de la segunda imagen. El aplanamiento de la lordosis lumbar acarrea consecuencias negativas en la mecánica de los discos intervertebrales. Los compartimentos posteriores se abren permitiendo el desplazamiento del núcleo pulposo hacia atrás y además se elongan en exceso las estructuras inertes de sostén articular.

Ejemplos hay más y los iremos viendo pero con los vistos en esta nota espero que se haya despertado tu capacidad de observación para que puedas hacer los cambios necesarios que contribuyan a tener una espalda sana.

Bibliografía:

– Lumbalgia y dolor pélvico, Chaitow – Fritz, Editorial Elsevier
– Inducción miofascial -aspectos teóricos y aplicaciones clínicas- Andrzej Pilat, Ed. Interamericana.

Licencia Creative Commons
Lumbalgia por Andrea Saracco se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

¡Me duele todo! Dolor de espalda, hombro y brazo

Este artículo intenta ser un acercamiento al entendimiento de ciertos síntomas dolorosos de tipo miofascial que frecuentemente nos aquejan. Es mi intención aportarte conocimientos que te permitan ampliar tu mirada hacia esos dolores que muchas veces te acompañan día tras día.

Existe un grupo de músculos llamados escalenos que suelen contracturarse y desarrollar puntos gatillo, sin embargo el dolor raramente se manifiesta en el lugar donde éstos se localizan sino que refieren (irradian) dolor hacia la espalda alta, el hombro, el brazo y la mano; incluso pueden referir dolores a la cabeza por asociación a otros músculos que sí lo hacen directamente.

Los escalenos son tan importantes que son los primeros que hay que examinar en el masaje para poder identificar si son la causa de los dolores en la zona que estamos mencionando. Puede ocurrir que la terapia manual fracase porque se pasa por alto o no se atiende debidamente este trío muscular.

Puntos gatillo de los músculos escalenos y zonas de irradiación.

Puntos gatillo de los músculos escalenos y zonas de irradiación.

Sobre los músculos escalenos

Los escalenos son tres músculos situados a cada lado del cuello que se insertan en las apófisis tranversas de las vértebras cervicales y en las costillas primera (escalenos anterior y medio) y segunda (escaleno posterior). Estabilizan la columna cervical frente a los desplazamientos laterales y también elevan y estabilizan la dos primeras costillas en la fase de inspiración.

Los síntomas pueden ser:

  • Dolor miofascial primario
  • Trastornos sensitivomotores debido al atrapamiento neurovascular.

También existen otros diagnósticos que provocan dolores similares: el síndrome del túnel carpiano, la radiculopatía C5-C6, las disfunciones articulares cervicales, el síndrome del pectoral menor, el síndrome de la primera costilla (que se encuentra elevada), el síndrome del pronador redondo, la cervicobraquialgia, etc.

Cuando los músculos escalenos se encuentran contracturados pueden referir dolor, hormigueos y entumecimientos hacia:

  • borde vertebral de la escápula
  • región pectoral
  • partes anterior y posterior del brazo y antebrazo (pero no en el codo)
  • dolor en pulgar e índice

¿Qué activa los puntos gatillo de los escalenos?

  • Un movimiento brusco de cabeza, un accidente en coche.
  • Posturas corporales que desequilibren cuello y cabeza.
  • La respiración paradójica (cuando respiras con la parte alta del pecho) demanda un trabajo excesivo de los escalenos. Esto puede darse en personas que han cogido un mal hábito respiratorio, en personas propensas a la tensión emocional, en asmáticos, en cuadros de tos intensa debida a neumonías, bronquitis o resfriados comunes.
  • Actividades cotidianas vigorosas sobrecargan los escalenos. Puedes desarrollar puntos de activación si trabajas muchas horas con los brazos extendidos frente al cuerpo, si levantas objetos pesados o si llevas una mochila muy cargada.
  • Tocar ciertos instrumentos musicales. Los violinistas y violonchelistas son candidatos excelentes para esta sintomatología.
  • Montar a caballo, jugar a la lucha de la cuerda

El masaje de los músculos escalenos realizado correctamente es muy efectivo para eliminar ciertos los dolores miofasciales de la parte superior del cuerpo. Puedes realizar el automasaje si aprendes bien la localización anatómica de dichos músculos y aplicas la técnica adecuadamente. Si te es difícil encontrar los escalenos resulta muy provechoso recibir algunas sesiones de masaje para que puedas experimentar no sólo alivio sino también comprender la ubicación y las sensaciones reflejas que provocan estos músculos. Puedes pedir a tu masjista que te explique cómo hacer el automasaje en casa a fin de potenciar el proceso de recuperación y prevención.

Bibliografía:
– Dolor y disfunción miofascial. El manual de los puntos gatillo. Volumen 1. Travell y Simons, Editorial Panamericana.
– Terapia de los puntos de activación, Clair Davies y Amber Davies, Editorial Sirio.

Licencia Creative Commons
¡Me duele todo! Dolor de espalda, hombro y brazo. por Andrea Saracco se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.

Dolor lumbar

Ocho de cada diez personas en vida activa presentan lumbalgias, lo que supone un importante problema social y laboral. En el 90% de los casos el dolor desaparece en unos meses, aunque son frecuentes las recaídas.

Se denomina lumbalgia (o lumbago) a todo cuadro doloroso asentado en la columna lumbar.

Según su origen, las lumbalgias pueden ser:Imagen en translúcida de la columna vertebral humana, con marcación en rojo de la zona lumbar.

  • mecánicas: son las más frecuentes y se deben a una alteración de las estructuras de la columna lumbar. Existen múltiples causas: malas posturas, prácticas deportivas sin entrenamiento adecuado.
  • movimientos bruscos, hernias discales, artrosis vertebral, alteración en la curvatura normal, osteoporosis, factores psicológicos, estrechamiento del canal espinal (estenosis espinal).
  • inflamatorias: se originan por enfermedades que producen una inflamación de las vértebras, de los tendones o de las articulaciones adyacentes. Generalmente supone una limitación funcional.
  • otras: infecciosas, metabólicas, neoplásicas (tumores).

El 85% de los casos de dolor lumbar se deben a causas mecánicas o inespecíficas que por lo general no encierran ninguna causa subyacente. Se caracterizan por un dolor posterior a un esfuerzo mal hecho que aumenta al moverse y cede en reposo. Suele suceder que no existe limitación funcional pero la persona mantiene una postura estática para evitar el dolor. Podrías desarrollar este tipo de sintomatología al:

Una lumbalgia es aguda cuando se encuentra dentro de las 3 semanas desde su aparición y suele ser pasajera en la mayoría de los casos. Le sigue una fase subaguda que va de la semana 4 a la 12, y se hace crónica a los tres meses de evolución. En esta última el factor psicológico suele jugar un papel importante ya que los pacientes llegan a esta situación con desánimo por  las características de su propia personalidad y los fracasos terapéuticos por los que ha pasado.

Existe también la lumbalgia de repetición que es aquella que requiere de nueva asistencia un mes más tarde de haber sido dada de alta o de una nueva baja laboral.

Estudios científicos demuestran que el dolor de espalda constituye la primera causa de absentismo laboral por enfermedad en los países desarrollados. La Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), desarrolló en el 2007 un estudio sobre el dolor de espalda y la relación entre miedo y baja laboral, arrojando la siguiente conclusión: “el miedo al origen o las consecuencias del dolor lumbar, medido por el cuestionario FAB, tiene una influencia determinante sobre la baja laboral a lo largo del año siguiente al momento de su valoración, y que ese efecto es directo (es decir, no varía en función de la intensidad del dolor, su duración o las demás variables que se analizaron)”.

Se han mencionado más de 50 modalidades de tratamiento: ejercicios, frío o calor, ultrasonido, masaje, manipulación, movilización, TENS, cirugía, etc, etc. Lo cierto es que no se puede establecer que una terapia es mejor que otra ya que la mitad de los pacientes mejoran al margen del tratamiento aplicado. Si bien la ciencia no puede definir un tratamiento óptimo, hay modalidades terapéuticas que se pueden aplicar con resultados eficaces en muchos pacientes.

El reposo en cama ha sido durante muchos años la prescripción habitual pero actualmente existe un criterio claro que es que reposo prolongado es inoperante o perjudicial, en cambio proseguir con la actividad normal y realizar ejercicio resultan el mejor tratamiento. Se suele aconsejar reposo cuando hay dolor agudo o alguna lesión osteoarticular, pero sólo por 48 horas.

El tratamiento en la fase aguda está orientado a aliviar el dolor y facilitar la actividad. Se utilizan los analgésicos orales, aplicación de frío (es más aconsejable que el calor, aunque éste funciona bien en algunos pacientes), TENS. El ultrasonido pulsado, la onda corta y la microonda pulsada, el láser. El masaje y las manipulaciones vertebrales para relajar la musculatura. Actividad habitual, ejercicios específicos.

Para la fase crónica los analgésicos se prescriben durante una agudización. El objetivo principal está en prevenir o reducir la minusvalía física y mental, y mejorar la calidad de vida. Se recomienda recuperar la actividad normal, (y laboral si es el caso), realizar ejercicios progresivos y emprender una reeducación postural.

¿Sabías que…

…un ejercicio eficaz para los abdominales es el balanceo en una mecedora? Fortalecer tu musculatura abdominal ayuda a dar soporte a la espalda.

> MÁS INFORMACIÓN:Ejercicios para aliviar dolores frente al ordenador , Cervicalgia

Licencia de Creative Commons
Dolor lumbar by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Terapia Craneosacra Upledger

por Carmelo Suárez

El concepto craneosacro es una potente visión terpéutica enraizada en ciertas observaciones anatómicas, fisiológicas y terapéuticas. El empleo de la Terapia craneosacra en el diagnóstico y tratamiento requiere un punto de vista particular: CONSIDERAR AL INDIVIDUO COMO UNA TOTALIDAD INTEGRADA.

EL SISTEMA CRANEOSACRO Y SU RELACION CON OTROS SISTEMAS CORPORALES

El sistema craneosacro puede definirse como un sistema fisiológico funcional, reconocido recientemente. Las partes anatómicas del sistema craneosacro son:

  • Las meninges.
  • Las estructuras óseas en las que se insertan las meninges.
  • Otras estructuras de tejido íntimamente relacionadas con las meninges.
  • El líquido cefalorraquídeo.
  • Todas las estructuras relacionadas con la producción, reabsorción y contención del líquido cefalorraquídeo.

El sistema craneosacro está íntimamente relacionado, influye y está influido por:

  • El sistema nervioso.
  • El sistema muscoloesquelético.
  • El sistema vascular.
  • El sistema linfático
  • El sistema endocrino.
  • El sistema respiratorio.

Las anomalías en la estructura o función de cualquiera de estos sistemas influye en el sistema craneosacro. Las anomalías en la estructura o función del sistema craneosacro tendrán necesariamente efectos profundos, con frecuencia perniciosos, sobre el desarrollo o función del sistema nervioso, en especial el encéfalo.

El sistema craneosacro aporta el medio interno para el desarrollo, crecimiento y eficacia funcional del encéfalo y la médula espinal desde el momento de la formación embrionaria hasta la muerte.

¿QUE ES EL RITMO CRANEOSACRO?

El sistema craneosacro se caracteriza por una actividad móvil y rítmica que se mantiene de por vida. Este ritmo craneosacro se manifiesta en el hombre, en otros primates, cánidos, felinos y probablemente todos o casi todos los vertebrados. Se diferencia claramente de los movimientos fisiológicos relacionados con la respiración, y también de la actividad cardiovascular. El movimiento rítmico se craneosacro se palpa directamente en la cabeza. Con práctica y el desarrollo de habilidades para la palpación, también se percibe en cualquier parte del cuerpo.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Mientras todavía se cuestiona el origen del ritmo craneosacro, la teoría de que el cráneo se mueve en condiciones normales no es nueva. Se dió a conocer a la profesión osteopática hace más de 50 años.

MODELO DE SUTHERLAND

Mientras cursaba estudios en la American School of Osteopathy en Kirksville (Missouri), a comienzos de la década de 1900, William G. Sutherland quedó fascinado por la estructura anatómica de los huesos del cráneo humano. Le pareció que habían sido concebidos para moverse, a pesar de que le habían enseñado que en los adultos normales los huesos del cráneo están sólidamente fusionados mediante su calcificación y que el movimiento era, por tanto, imposible. Se decía que las únicas excepciones a esta condición de inmovilidad en el cráneo humano se hallan en los diminutos huesos móviles del oído y en las articulaciones temporomandibulares.

Sutherland explicó la sincronía rítmica del movimiento entre el cráneo y el sacro sobre la base de la continuidad de la duramadre del tubo dural espinal que conecta firmemente el occipital con el sacro mediando pocas inserciones óseas significativamente restrictivas.

A continuación elaboró un modelo que colocaba al esfenoides como piedra angular del cráneo oseo. El esfenoides aporta la fuerza conductora que se transmite al resto del cráneo através de sus relaciones articulares con occipital, temporales, parietales, frontal, etmoides, vómer palatinos y cigómaticos. También existe una relación articular entre el esfenoides y el maxilar superior.

> MÁS INFORMACIÓN: Fascia y postura corporal, John E. Upledger, Dolor Lumbar


Dime como te sientas y te diré como te encuentras – Postura corporal

Entre los cambios que experimentó el ser humano en su evolución hacia la posición bípeda, se encuentra la elevación de la cabeza por encima del cuerpo, ampliando su horizonte visual y liberando a las extremidades superiores permitiéndoles una mayor amplitud y variedad de movimientos.

Este “logro evolutivo”se encuentra constantemente amenazado por nuestros continuos  malos hábitos posturales. Cotidianamente estamos creando desequilibrios funcionales que con el tiempo nos resultan  cómodos y naturales (“lo cómodo vence a lo correcto”). La mayoría de las actividades diarias requieren que

radiografia de perfil del torax, cuello y cabeza

La prologanda posición sedente es una actividad traumática para el sistema fascial. Las consecuencias del desequilibrio corporal se manifiestan en diferentes patologías, que afectan el eficiente comportamiento del aparato locomotor.

nuestros brazos se sitúen por delante del cuerpo, comportamiento que afecta a la musculatura cervical y zonas adyacentes; poco a poco vamos creando el hábito de proyectar la cabeza hacia adelante (posición protruida) fijando un patrón de comportamiento inadecuado.

Observa una situación más que común: es posible que después de un tiempo de estar sentado en una silla, tu tronco se vaya inclinando hacia adelante, con lo cual la posición de toda la columna se modifica: se aplana la curvatura natural (lordosis) de la zona lumbar, aumenta la “joroba” de la espalda (cifosis torácica) y la cabeza se va moviendo hacia abajo. Claro, para seguir trabajando en esta posición debes restablecer el campo visual (ahora reducido) y en vez de reacomodar el cuerpo o el asiento o mobiliario, es posible que eleves la cabeza hasta recuperar el plano horizontal adecuado. Desde el punto de vista correctivo, este movimiento compensador tan automático que haces provoca lo que se llama protrusión de la cabeza. Desde el punto de vista biomecánico lo que se consigue al protruir la cabeza es que la columna cervical se flexione en su parte inferior (C3-D1) y se extienda en su parte superior (C0-C3).

El centro de la lordosis normal en la zona cervical se encuentra en C4-C5 y en posición protruida se desplaza a C1-C2.

Este proceso de transformación de la postura ocurre de forma lenta y progresiva, a lo largo de los años e influye negativamente, en un principio, en la mecánica muscular y posteriormente en la articular. Por supuesto que no estará ausente el dolor, gran mensajero de nuestros desarreglos… tal  vez sea tiempo de escucharlo…

A continuación te escribo la larga lista de transformaciones:
– reducción de la movilidad a nivel cervicodorsal: rotaciones, inclinaciones
– aumento de fibras colágenas
– acumulación de grasa debida a la hipomovilidad
– tensión y retracción de los músculos suboccipitales y excesivo estiramiento de los músculos anteriores del cuello
– cambios en la tensión de la duramadre
– presión sobre los nervios occipitales: puede desarrollarse dolor de cabeza
– cambios degenerativos en los espacios intrarticulares
disfunción de la masticación
– hombros rotados hacia adelante, acortamiento de músculos pectorales
– incremento de la cifosis torácica
– aumento de la actividad de la musculatura accesoria de la respiración, obstrucción de las vías respiratorias
– cambios en la morfología craneofacial

> MÁS INFORMACIÓN: La evolución del dolor , Marcha nórdica

 

Licencia de Creative Commons
Dime como te sientas y te diré como te encuentras – Postura corporal by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.