Disfunción de la ATM

Hace tiempo que tengo ganas de  escribir sobre el síndrome de disfunción masticatoria o también llamado trastorno de la ATM (articulación témporo-maxilar). Estuve leyendo sobre el tema y me resulta muy interesante así que te contaré un poco de qué se trata.

ATMLas articulaciones temporo-maxilares son los dos puntos, uno a cada lado de la cara, justo delante de los oídos, donde el hueso temporal del cráneo se une con el maxilar inferior (mandíbula). Los ligamentos, tendones y músculos que sostienen las articulaciones son los responsables del movimiento de los maxilares. Cuando funciona adecuadamente, te permite hablar, masticar y bostezar. Su función puede alterarse por diversos factores. Por lo general es una combinación de tensión muscular y problemas anatómicos, acompañados de dolor facial y mandibular en muchos casos.

Según las estadísticas las mujeres somos más propensas a tener el síndrome de disfunción masticatoria y el 50 % de la población (aquí están incluidos los hombres también) sufre una disfunción del sistema témporo-mandibular. Alguna vez yo he estado dentro de este grupo. ¿Y tú dónde te encuentras? Lee esta lista de síntomas a ver si te identificas con alguno:

  • Dolores delante de la oreja, irradiando a la cabeza, al lateral de la cara, alrededor del ojo y al cuello
  • Chasquidos al abrir y cerrar la boca
  • Limitación o bloqueo en la apertura de la boca
  • Debilidad de los músculos masticatorios
  • Sensibilidad a la presión de los músculos masticatorios
  • Cambios en la alineación de los dientes superiores e inferiores

Veamos las causas del problema de la ATM:

  • Mala posición de los dientes: si la arcada superior no encaja adecuadamente con la inferior, obliga a la mandíbula a desviarse para lograr un mejor ajuste, con lo cual se fuerzan las articulaciones
  • Malos hábitos: morderse las uñas, mascar chicle frecuentemente, mordisqueo de labios y carrillos
  • Bruxismo (apretamiento dentario): es una actividad inconsciente que puede ser diurna o nocturna. Es bastante frecuente ya que está relacionado con situaciones de estrés y ansiedad (seguramente coincidirás conmigo que son más que usuales en el mundo de hoy)
  • Estrés emocional y físico
  • Otras posibles causas pueden ser: artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes al nacer

Si tienes sospechas de que algo de todo esto te sucede en principio puedes concurrir al odontólogo y/o al médico para que te haga un examen preciso y confirmar o descartar el diagnóstico del síndrome de disfunción masticatoria. Seguramente te harán una palpación de los músculos y de la articulación, algunas pruebas clínicas para saber cómo se encuentra el movimiento mandibular. En algunos casos el examen incluye radiografía, resonancia magnética o tomografía axial.

El tratamiento para la ATM tiene como objetivo la reducción o eliminación del dolor y la restauración de la función mandibular. Es posible que el médico recete miorrelajantes o ansiolíticos (dependiendo de las causas) así como también el uso de una férula oclusal o de relajación (la férula es un “aparato o protector bucal” realizado generalmente en resina transparente, que se coloca sobre la arcada superior e inferior, haciendo que, al contactar los dientes con la férula, la mandíbula vaya a una posición adecuada en la que se relajan los músculos mandibulares).

Los masajes son muy beneficiosos para actuar a nivel del sistema nervioso y lograr una relajación general, colaborar en la eliminación progresiva del dolor e ir recuperando movilidad en la articulación y zonas adyacentes. La terapia de los puntos gatillo aporta soluciones efectivas para desactivar los puntos dolorosos. Cuando el estrés emocional es muy marcado se sugiere iniciar una terapia y, aunque no lo nombran en los textos que leí yo te sugiero la meditación como una técnica eficaz para la vida en general.

Los médicos sugieren tratamiento quirúrgico cuando los otros tratamientos no han dado resultado.

Quiero resaltar lo fundamental que resulta para esta y cualquier patología la motivación que tengamos de modificar aquello que nos trae sufrimiento, sin esta actitud de cambio ningún tratamiento será efectivo para cancelar el origen de lo que nos aflige.

Para saber más…
* La amplitud de movimiento de la mandíbula se mide desde el borde del incisivo superior al inferior durante la apertura bucal con una regla milimetrada
* Apertura mínima normal: dos anchuras de los nudillos de los dedos de la mano dominante del paciente (40 mm. aprox)
* Movimiento lateral normal: 7-10 mm a ambos lados
* Movimiento de protrusividad normal: entre 6 y 9 mm

> MÁS INFORMACIÓN SOBRE ATM: AEPA ATM, Trastornos de la ATM

 

Licencia de Creative Commons
Disfunción de la ATM by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Anuncios