Vendaje neuromuscular

El Método Kinesio Taping se utiliza hace más de veinticinco años en el campo del deporte, en el tratamiento del dolor y en la terapia física. Es eficaz para aliviar y tratar las lesiones músculo-esqueléticas y mejorar el rendimiento muscular en deportistas.

Si bien Kinesio Taping existe desde hace algunas décadas, en occidente es una técnica relativamente nueva. El mismo es un método de vendaje corporal que tiene como finalidad facilitar el proceso de curación natural del cuerpo dando apoyo y estabilidad muscular y articular pero sin restringir el movimiento.Dr.Kase_Assess07

Para ello se utiliza una venda elástica de algodón, adhesiva, que viene de fábrica con un preestiramiento de un 10%. Longitudinalmente su entramado presenta ondulaciones en forma de S mientras que en sentido transverso la cinta es inelástica.

Se lo utiliza para:

  • Reeducar al sistema neuromuscular
  • Reducir el dolor
  • Optimizar el rendimiento
  • Dar soporte articular y tonicidad muscular
  • Prevenir lesiones musculares y articulares
  • Promover la mejora de la microcirculación sanguínea y linfática

Por medio del vendaje se consigue, desde la superficie de la piel, estimular la autocuración del organismo, sin restricciones, las 24 hs del día. Su efecto fisiológico se explica debido a que la venda aumenta el espacio entre la piel y el músculo mejorando la microcirculación y el drenaje linfático, así como también disminuyendo la estimulación de las terminaciones nerviosas transmisoras del dolor (nociceptores).

Según lo que se quiera tratar se escoge la técnica a aplicar (muscular, articular, fascial, linfática, etc) y se le da al vendaje la forma adecuada (en: I, Y, X, estrellada, malla, donut, pulpo). Es muy importante determinar la tensión que se le dará a la venda (0% a 100%), y la dirección de aplicación.

Un poco de historia…

En 1979, el Dr. Kenzo Kase, médico, quiropráctico y acupuntor japonés crea el método Kinesiotaping con la finalidad de que sus pacientes en tratamiento alcancen la mayor movilidad corporal con ausencia de dolor. Diseña un vendaje elástico al que llama Kinesio Tex que obtiene una importancia fundamental en su método.

Para desarrollar su técnica primeramente utilizó las diferentes cintas atléticas que estaban disponibles en ese momento pero con ninguna de ellas encontró los resultados que buscaba ya que las mismas eran rígidas por estar diseñadas para inmovilizar la articulación. Avanzando por medio de ensayo y error, se dio cuenta de que el origen de la queja habitual de sus pacientes era en realidad en el músculo, no en la articulación o en el hueso. A raíz de esta observación vio que era más eficaz colocar una venda elástica alrededor del músculo que permitiera la movilidad de la articulación.

Bibliografía:

– Kinesiology Taping, Txema Aguirre, Ed. Biocorp

http://www.kinesiotaping.com/

Licencia de Creative Commons
Vendaje neuromusuclar by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.

Anuncios

Pseudociática

Los tres músculos glúteos (mayor, medio y menor) participan de la estabilización de la cadera. El glúteo menor es el más corto y profundo de los tres y junto con el medio, abduce la cadera evitando que la pelvis caiga hacia el lado de descarga durante la marcha.

Cuando el glúteo menor desarrolla puntos gatillo (PG) la persona siente un dolor muy agudo y persistente, con hipersensibilidad a la presión. El patrón de dolor se extiende por la caras lateral y posterior de la pierna pudiendo irradiar en muchos casos hasta la parte posterior de la rodilla, la pantorrilla y el tobillo. Según Travell y Simons, es común que en la consulta médica se de por hecho que la

dibujo que muestra la zona de irradiación de los puntos gatillo del glúteo menor

Los puntos gatillo del glúteo menor reflejan dolor en la parte posterior y lateral del miembro inferior.

ciática (síntoma) es causada por la compresión del nervio ciático. El dolor reflejo por los PG del glúteo menor, nos advierten, debe distinguirse de la radiculopatía L4, L5, S1. Es por ello que Travell y Simons han llamado pseudociática al cuadro doloroso provocado por puntos de activación en el glúteo menor.

Los PG miofasciales del glúteo menor traen dolor en múltiples situaciones, pudiendo ser éste tan constante y molesto que la persona no es capaz de encontrar una postura corporal que le alivie. Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor al caminar, pudiendo causar cojera
  • Dolor al recostarse sobre el lado afectado, llegando a interrumpir el sueño
  • Dolor al sentarse sobre el lado afectado
  • Dolor al levantarse de la silla
  • Dolor para mantenerse en pie por tiempo prolongado (por ejemplo cuando se espera en una fila)

Sentarse sobre la cartera (billetera) situada en el bolsillo trasero del pantalón, cojear para proteger una rodilla o evitar el dolor  que causa una ampolla en el pie, permanecer en posiciones estáticas por mucho tiempo (por ejemplo: tener el pie en el acelerador, estar de pie en un evento, etc)  activa y perpetúa los PG. Incluso una inyección de medicamentos irritantes en el músculo puede provocar una “ciática” de varios meses de duración.

Algunos PG provocan dolor local y otros reflejos, realizar una consulta con un terapeuta que se especialice en la terapia neuromuscular o masaje de los puntos gatillo es una buena manera de comenzar a tratar tu pseudociática. Aprovecha también para comentarle tu interés de proseguir con en tratamiento diario en casa, seguramente te dé instrucciones precisas y prácticas para localizar y masajear tus PG.

Otras sugerencias a tener en cuenta son:

  • Mantener el calor corporal y del glúteo en especial. El enfriamiento general y local activa los PG.
  • Escoger la posición sedente a la posición de pie. Si debes permanecer en bipedestación, alterna el peso del cuerpo sobre uno y otro pie.
  • Colocar una almohada entre tus rodillas para nivelar las caderas si duermes de lado.

> MÁS INFORMACIÓN: Postura corporal correcta frente al ordenador

 

 
Licencia de Creative Commons
Pseudociática by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Terapia de los Puntos Gatillo

Los puntos gatillo (PG) miofasciales constituyen una de las principales causas de dolor y disfunción del sistema músculoesquelético.

La mayor parte de los dolores corporales que padecemos diariamente tienen su origen en los puntos gatillo, los cuales causan prácticamente el 75% de casi todos los problemas relacionados con el dolor. Los músculos del esqueleto, representan casi el 50% del peso corporal. Cualquiera de los 200 músculos pares, osea un total de 400, pueden desarrollar puntos gatillo que activan el dolor.

Está demostrado clínicamente que los PG, también llamados puntos de activación, traen síntomas diversos como: jaquecas, mareos, náuseas, dolor de oídos, dolor de cuello, dolor de mandíbula, dolor lumbar, codo de tenista, síndrome del túnel carpiano, acidez estomacal, etc, etc. Muchas clases de dolores articulares, diagnosticados como artritis o tendinitis, se deben en realidad a la existencia de PG.

esquema de la localización de los puntos gatillo

Un punto gatillo central se localiza en la parte media del vientre muscular. A: fibra muscular normal en estado de reposo. B: nodo de contracción. C: fibra muscular en extensión desde el nodo hasta la inserción.

Se puede definir a los PG como pequeños nudos alojados en las fibras musculares como consecuencia de contracturas; su permanencia debilita al músculo y favorece su rigidez.

El conocimiento que se tiene de los puntos gatillo proviene directamente de la investigación médica occidental. En el libro Myofascial pain and dysfunction: the trigger point manual, Janet Travell y David Simons dejan muy bien documentada su investigación sobre la naturaleza de los PG, su diagnóstico y tratamiento. Gracias a su aporte podemos afirmar que los PG son reales; por medio de un equipo electrónico sensible se pueden medir las señales eléctricas que emiten y se los puede fotografiar con un microscopio electrónico. También son perfectamente palpables, encontrándose situados en una banda tensa de fibras musculares. Cuando el profesional presiona con sus dedos un PG activo, el paciente experimenta un dolor similar al que le aqueja y por el cual llega a la consulta.

Los PG son el resultado de lesiones en los músculos provocadas por traumatismos, sobrecarga muscular e inadecuado funcionamiento de la mecánica corporal. Una nutrición insuficiente o la tensión emocional también pueden llevar a la formación de PG. Luego de una cirugía los músculos y las articulaciones involucradas en la intervención tienden a desarrollar puntos que activan el dolor. Es posible que se desarrollen más puntos gatillo a medida que aumenta la edad, hasta los años más activos (edad adulta media). En edades más avanzadas se hacen más notorias la rigidez y la restricción de la movilidad más que el dolor de los PG activos.

Un PG agudo que se activa por una actividad inusual o una sobrecarga muscular puede revertirse espontáneamente y tornarse latente en una o dos semanas siempre y cuando el músculo no sea sobrecargado nuevamente ni existan factores de perpetuación; en caso contrario el dolor puede evolucionar de un estado agudo a crónico. La tensión continua de las fibras musculares dificulta la circulación local; la reducida llegada de oxígeno y otros nutrientes junto con la acumulación de toxinas perpetúan los puntos de activación durante meses e incluso años. Para interrumpir este círculo vicioso es necesario iniciar un tratamiento que corte la retroalimentación.

La terapia manual de los puntos gatillo es una modalidad que muchos masajistas elegimos para tratar el dolor. La liberación por presión del PG es una técnica altamente efectiva. La mejoría depende de la severidad del dolor, del tiempo transcurrido desde su aparición y del estado general de salud del cuerpo pero, en la mayoría de las veces logras una reducción notable a partir de la segunda y tercera sesión. A menudo, en la primera consulta ya experimentas un alivio significativo. Si presentas un estado de dolor crónico necesitarás de 10 a 12 sesiones. Sin duda la participación activa que tengas en tu tratamiento te ayudará a recuperarte más rápidamente, por ello el autotratamiento diario es una herramienta sencilla y fundamental para desactivar los PG cuando dispones de la información adecuada. La dificultad radica en que generalmente los PG transfieren el dolor a otra zona corporal. El conocimiento de los patrones de dolor reflejo es necesario para identificar los músculos que están causando el dolor.

> MÁS INFORMACIÓN: Cervicalgia

Licencia de Creative Commons
Terapia de los puntos gatillo by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Masaje con piedras calientes

El masaje con piedras calientes es una forma de trabajo corporal que sumerge a quien lo recibe en una experiencia de profunda relajación física y mental.

.
Las piedras más adecuadas para esta técnica son las volcánicas ya que pueden conservar el calor por tiempo prolongado. Se pueden agregar como complemento piedras frías, por ejemplo en el rostro o en piernas cansadas, con edemas o várices. Las piedras se pueden calentar en seco o sumergidas en agua, a mi particularmente me gusta calentarlas en agua ya que me permite agregar hojas o aceites esenciales  de romero, menta y eucalipto. El vapor y los aromas despiertan los sentidos y crean en la cabina un ambiente ideal para recibir el masaje con piedras.
Al finalizar la sesión es conveniente que el receptor permanezca al menos unos 10 minutos recostado para ir saliendo suavemente de la sensación de grounding muy característica que queda luego de este tipo de terapia.

El receptor, recostado en la camilla, atento a su respiración, se prepara para hacer el “viaje interior” que le permitirá descansar del estrés cotidiano y la tensión. El terapeuta escoge las piedras adecuadas y una a una las coloca en puntos claves del cuerpo dando inicio así al masaje. Las piedras volcánicas, quietas, presentes, van liberando el calor poco a poco, llamando al receptor al aquí y ahora. El calor penetra profundamente ablandando los tejidos. Todo está dispuesto para iniciar el movimiento; transportadas por las manos ágiles del terapeuta un par de piedras se deslizan con aceite adaptándose a los contornos del cuerpo; arman recorridos de pies a cabeza, a lo largo de la espalda, por brazos y cuello. Cada piedra es elegida por su forma y tamaño para trabajar en áreas específicas del cuerpo. Zona a zona el tejido muscular y las articulaciones absorben el calor que las piedras dejan a su paso, facilitando al terapeuta el trabajo puntual con manos y dedos que libera tensiones profundas. El sistema circulatorio es a la vez estimulado y relajado. La estimulación promueve la oxigenación y el drenaje de toxinas de los músculos e induce al cuerpo a la auto-sanación. Pausa y movimiento se unen en una danza fluida que transporta a la mente a un espacio de máxima relajación. Las piedras se detienen, tibias sobre el cuerpo, mecidas únicamente por la respiración tranquila del receptor. El terapeuta finaliza su trabajo permitiendo al receptor descansar en un estado de profunda calma…

> MÁS INFORMACIÓN: Masaje Californiano , Reflexología

La evolución del dolor

dolor3Un recorrido por nuestras sensaciones…

Voy a explicarte paso a paso las fases generales del dolor corporal.
Este recorrido que estamos por hacer  muestra el empeoramiento gradual en nuestro cuerpo, que puede sucedernos a lo largo de los años sin que muchas veces nos demos cuenta.
Mi intención es transmitirte una información que considero útil y necesaria para conectarnos con el propio cuerpo y sus cambios.
Desde mi profesión he visto cómo es posible desandar este camino de dolor y alcanzar nuevamente un estado más armónico de cuerpo y mente.

¿Empezamos?

Te propongo que  imagines,  por ejemplo, que has realizado un ejercicio brusco y sientes en tu espalda una zona en la que aparece un dolor.

PRIMERA FASE:
(origen del dolor)  detectas que este dolor es agudo y superficial. No puedes determinar con exactitud dónde duele pero sientes inflamada la zona.
Es un dolor nuevo que antes no tenías. A partir de ahora lo sientes algunos días y otros no, es un dolor que va y viene. No le das demasiada importancia, no lo atiendes ni lo tratas, prosigues tu vida con este dolor. Pueden transcurrir meses y se hace habitual en tí convivir con ese dolor.

SEGUNDA FASE: (profundización del dolor)  pasa mucho tiempo y descubres que el dolor que tenías se ha hecho más profundo y localizado.  Tocas donde te duele y sientes tenso, duro.
Esta vez tampoco lo atiendes ni tratas, sino que prosigues sin ocuparte de él pensando que ya pasará.

TERCERA FASE:
(dolor reflejo-dolor crónico) hoy amaneces con un dolor aún más pesado y profundo que hace tiempo atrás. Al moverte detectas que en el lado opuesto y simétrico también hay dolor.
Puede que pienses que ahora tienes un nuevo dolor pero de hecho esta sensación que hoy sientes no es otra cosa que un reflejo del dolor  que sientes desde hace tiempo en el lado contrario.
Observas que a pesar de haber dormido muchas horas te levantas cansado. Es posible que empieces a percibir otros dolores o desequilibrios en tu cuerpo.
Puede que en  esta etapa decidas ocuparte de tu dolor y sus desajustes: consultas al médico pero los resultados no arrojan ningún resultado positivo, tomas algún antiinflamatorio recetado por el médico o por propia cuenta. Sólo encuentras una mejoría pasajera.

CUARTA FASE:
(remisión del dolor-empeoramiento global) si nada has hecho aún, a estas alturas es posible que ya no experimentes los dolores de espalda que  sentías pero la contractura está presente y a veces bloquea la movilidad de tu espalda. Puede que sientas la pérdida de elasticidad de tu musculatura, te sientes rígido.
Si vas al médico y te haces un análisis probablemente de resultados positivos a causa de algunas alteraciones. Estás en un momento en que comienzas a vivir claramente el desequilibrio de tu organismo. Lo que en un principio tan sólo era un dolor específico, con los años fue dando paso a un mal funcionamiento global.

El recorrido ha terminado, dejamos a un lado la imaginación y volvemos a este momento presente, a nuestro ahora. Espero que esta nueva información te permita crear conciencia  de tu postura corporal, de cómo nutres tu organismo y de los cuidados que le das.

>MÁS INFORMACIÓN:Fármacos o TENS , Dolor lumbar

Licencia de Creative Commons
La evolución del dolor by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.