Reflexología – Automasaje para relajar

La reflexología es un excelente masaje para relajar el cuerpo en general. Si aún no lo has experimentado puede que te digas que masajear los pies por supuesto que relaja los pies pero que beneficie a todo el cuerpo… pues cómo es eso.

Se sabe que los pies son un microcosmos, un perfecto mapa de la totalidad del cuerpo humano; que todos los órganos, las glándulas y las partes del cuerpo se encuentran conectados con el cerebro y la médula espinal por medio de una compleja red de nervios que tiene muchas de sus terminaciones en los pies.

Lo que te quiero proponer hoy son unas ideas para que te hagas tú misma un masaje de reflexología. También puedes pedirle a alguien que te lo haga, la ventaja que tiene esta opción es que te puedes relajar muchísimo más. Además, si tienes problemas en tus rodillas o te cuesta acercar tu pierna a tu tronco seguramente necesitarás de alguien dispuesto a ayudarte y hacerte el masaje.

Como recomendaciones previas será bueno si realizas el automasaje en un momento que puedas estar tranquila y atender sólo a ello (eso de hacerse el masaje mientras se mira la televisión no es algo que recomiende). Puedes ponerte música y aromar el ambiente con un hornillo con esencias o un varita de sándalo.

Puedes también combinarlo con hidroterapia. Sumerge tus pies unos diez minutos en un recipiente con agua tibia con sal marina. Esto hará que los músculos se relajen y el tejido esté más flexible.

Elige el suelo, un sillón o una silla para acomodarte; lo principal es que adoptes una postura general lo más cómoda posible.
Si mientras trabajas en el pie sientes que debes extender tu pierna para descansar tu rodilla de la posición un tanto exigida en la que se encuentra, hazlo tantas veces lo necesites y luego retomas el masaje.

Para hacer el masaje utiliza una crema en muy poca cantidad. Si usas mucha crema o un aceite te resbalarán los dedos y se te dificultará hacer las presiones.

Los pasos que te voy a decir son para relajar los pies y el cuerpo en general. Te daré las indicaciones para el pie izquierdo y luego las inviertes para el derecho.

  • Apoya tu pie izquierdo  sobre tu muslo derecho o sobre la superficie en la que estés sentada. Distribuye una pequeña cantidad de crema en todo el pie con movimientos envolventes. Utiliza las dos manos y haz cinco a seis pasadas.
  • Presiona seis segundos con tu pulgar (el que te quede cómodo) en la zona refleja del plexo solar (zona 18) y luego realiza seis pequeños movimientos circulares en el lugar.
  • Con los dedos pulgar, índice y mayor de tu mano derecha masajea cada dedo del pie. Comienza por el pequeño, desde la base del mismo y recórrelo hasta la punta. Házlo cinco a seis veces y pasa al dedo siguiente y así sucesivamente.
  • Utiliza el pulgar de tu mano derecha para hacer presiones sobre la almohadilla metatarsiana (zonas 9, 13, 14)
  • Con el pulgar izquierdo haz diez movimientos circulares en sentido horario abarcando la parte central de la planta del pie ( esta zona va de la línea del diafragma ala del nervio ciático. Corresponde al abdomen).
  • Con el pulgar de tu mano izquierda realiza presiones a lo largo de la zona refleja de la columna vertebral. Empieza por el talón y llega hasta la punta del dedo gordo. Haz tres veces el recorrido.
  • Utiliza el pulgar de tu mano derecha para hacer presiones por todo el área del talón y luego haz cinco a seis presiones en el centro del talón.
  • Presiona seis segundos con tu pulgar (el que te quede cómodo) en la zona refleja del plexo solar y luego realiza seis pequeños movimientos circulares en el lugar.

Realiza el automasaje diariamente y comprueba los beneficios que trae para tí.

Recursos

  1. Mapa reflexológico: en el siguiente post tienes el mapa de las zonas reflejas del pie. Ir >>

  2. Vídeo: grabé un vídeo con la secuencia completa para el pie izquierdo. Puedes seguir el automasaje paso a paso.

 

om
Licencia de Creative Commons
Reflexología – Automasaje para relajar by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.

Anuncios

Reflexología

La reflexología es un masaje que despierta en el organismo el proceso de autocuración. Es una combinación de ciencia y arte. Como ciencia requiere de un profundo estudio del organismo y gran conocimiento de las técnicas y destrezas, y como arte curativo, es fundamental que la reflexología sea aplicada con concentración, percepción y sensibilidad.

La reflexología actual se remonta a las antiguas culturas de Egipto, China e India, las cuales aplicaban masaje en los pies para proporcionar buena salud. Es introducida en Occidente, en el año 1913, como Terapia de la Zona, por el Dr. Williams Fritzgerald, quien comienza a estudiar la relación existente entre las zonas reflejas de pies y manos con otras áreas y órganos del cuerpo. En el 1930, Eunice Ingham, fisioterapeuta, continúa desarrollando esta teoría de la zona hasta llegar a lo que hoy se conoce como reflexología.

Los pies y la manos son un microcosmos, un perfecto mapa de la totalidad del cuerpo humano. Todos los órganos, las glándulas y las partes del cuerpo se encuentran conectados con el cerebro y la médula espinal por medio de una compleja red de nervios que tiene muchas de sus terminaciones en manos y pies. La reflexología aprovecha estas terminaciones sensitivas que facilita dicha red para realizar presiones con pulgares, dedos y nudillos en las áreas específicas que el terapeuta evalúe apropiadas para proporcionar el alivio buscado.

Algunos de los beneficios de esta terapia complementaria son:

  • Relajación profunda, reducción del estrés y la ansiedad
  • Reducción de dolores y molestias físicas (dolores de cabeza, cuello, espalda, hombros, etc; indigestión, irritaciones, edemas…)
  • Terapia complementaria a atenciones médicas como: recuperación post-operatoria, pre y post parto, en enfermedades terminales, etc
  • Revitalizante, energético
  • Eliminación de toxinas: activa los sistemas linfático y excretorio
  • Mejoramiento del flujo sanguíneo

Reflexología podal

La sensibilidad y receptividad  que los pies tienen frente al tratamiento los coloca en un lugar de preferencia a la hora de aplicar reflexoterapia. Estas cualidades están dadas en parte por la cantidad de terminaciones nerviosas que los pies poseen y otro tanto porque gran parte del día los tenemos cubiertos y protegidos. Existen otras razones muy válidas para elegirlos, como ser: mala circulación en miembros inferiores, hinchazón, excesivo calor, frío; dolor por estar mucho tiempo de pie o calzado inadecuado.

Una sesión de reflexología dura de 30 minutos a una hora según el tratamiento a realizar. Lo más conveniente es recibir el masaje recostado en una camilla y siempre con los pies desnudos. Según la problemática a tratar el terapeuta podrá recomendar de una a dos sesiones semanales durante unas semanas. La relajación mental y física se obtienen prontamente; la agitación, ciertos dolores, la sensación de piernas pesadas, la recuperación de la vitalidad, se sienten con frecuencia desde la primer sesión. Los dolores crónicos necesitan un poco más de tiempo para conseguir alivio.

A continuación te dejo un mapa reflexológico de la planta del pie para que lo observes:

Reflexología podal – Mapa

 

¿Aún no has visto el vídeo de automasaje de pies?

Grabé un vídeo con la secuencia completa para el pie izquierdo. Puedes seguir el automasaje paso a paso.

Ver el paso a paso>>

 

> MÁS INFORMACIÓN: Cuando el dolor no te abandona, Masaje californiano , ¿Cómo es un tratamiento de Zen Shiatsu?