Efectos post-masaje

Recibir un masaje coporal nos resulta a la mayoría de las personas una experiencia muy agradable que nos permite alejarnos de la vorágine diaria y conectarnos con nuestro cuerpo y sus sensaciones, aliviando dolores físicos y liberando emociones acumuladas. Sin embargo, es bueno tener en cuenta ciertos síntomas que podemos experimentar dentro de las 48 hs. posteriores al masaje.

Luego de una sesión de masaje existe un tiempo de adaptación del organismo al nuevo estado experimentado, que oscila entre las 24 y 48 hs. posteriores de recibida la sesión.

Masaje de espaldaUno de los efectos esperables post- masaje es la sensación de cansancio o dolorimiento. No es raro sentir dolor especialmente cuando el masaje fue profundo o cuando son las primeras sesiones de masaje que recibes. Si bien no siempre sucede, cuando ocurre no representa un motivo de preocupación. Otras sensaciones pueden ser somnolencia, pesadez corporal, aumento de la frecuencia de las micciones, estados placenteros, sentir el cuerpo más flexible y liviano, alivio del dolor, cambio de sitio del dolor. Después de dos días las molestias deben desaparecer dando lugar a una sensación de vitalidad, de mayor energía y confort físico.

Existe una expresión que proviene del japonés, efecto Menken, para designar la reacción del cuerpo después de un tratamiento de shiatsu o de acupuntura. En osteopatía se la denomina R.O.P.A.(Reacción Oscilante Post Agresiva).

Algunos tipos de masajes son como un entrenamiento físico para el cuerpo. Por ejemplo, el masaje neuromuscular o de puntos gatillo, el masaje cyriax, el shiatsu, el tejido profundo, el masaje tailandés (si se aplica con estiramientos intensos). Estas técnicas manipulan tanto músculos superficiales como profundos y si el cuerpo no está acostumbrado responderá con un dolor similar al de las agujetas luego de hacer un deporte inusual o cualquier actividad física no realizada regularmente.

Técnicas tales como fricciones y presiones profundas y puntuales estimulan una respuesta inflamatoria controlada para restaurar el tejido. Suelen provocar dolor local mientras se las aplica y también post masaje. Este tipo de abordaje del dolor podría relacionarse con los principios de similitud y de dosis infinitesimal de la homeopatía, que trata las enfermedades con remedios que producen síntomas similares a la enfermedad y en dosis muy diluidas. Es decir, que en masaje, trabajar las contracturas con un nivel de dolor controlado tiene un efecto positivo.

Si hablamos de masajes relajantes, como trabajan sobre la musculatura superficial, resultan mucho más suaves y menos propensos a causar dolor, pero muy efectivos para lograr efectos sedantes (por liberación de endorfinas), promover la circulación y revitalizar el organismo. Podemos incluir dentro de este grupo a los masajes lomi-lomi, californiano, masaje sueco, quiromasaje; drenaje linfático manual; masajes circulatorios y muchos otros.

Como sugerencia, si recibes una sesión de masaje, recuerda esta info, y si tuvieras sensaciones molestas, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a tu cuerpo a transitar este período:

  • Bebe abundante agua para ayudar a eliminar las toxinas. El masaje activa mecanismos detoxificantes, por ello el organismo experimenta esa sensación de cansancio. Puede suceder que la orina sea más oscura de lo habitual o que el sudor tenga olor más fuerte.
  • Toma harpagofito o árnica. El Harpagofito es uno de los antiinflamatorios y analgésicos naturales más potentes. El árnica se utiliza para reducir el cansancio muscular debido a un esfuerzo físico intenso o prolongado, con sensación de agujetas.
  • Habla con tu masajista para comentarle cómo te encuentras y para que pueda darte algún consejo que te ayude.

A fin de ampliar la información, te recomiendo leer los siguientes artículos:

^ Aplicación de frío para aliviar dolores musculares

^ Aplicación de calor para aliviar dolores musculares

 

Bibliografía:

– Bases y fundamentos de la doctrina y la clínica médica homeopática, Marcelo Candegabe e Ida DesChamps,Ed.Kier.
– Curso avanzado de shiatsu, Shigeru Onoda, Ed. Gaia.
– Tratado de osteopatia visceral y medicina interna, Volumen 1, Ricard, Ed. Panamericana.

Licencia Creative Commons
Efectos post-masaje por Andrea Saracco se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

La evolución del dolor

dolor3Un recorrido por nuestras sensaciones…

Voy a explicarte paso a paso las fases generales del dolor corporal.
Este recorrido que estamos por hacer  muestra el empeoramiento gradual en nuestro cuerpo, que puede sucedernos a lo largo de los años sin que muchas veces nos demos cuenta.
Mi intención es transmitirte una información que considero útil y necesaria para conectarnos con el propio cuerpo y sus cambios.
Desde mi profesión he visto cómo es posible desandar este camino de dolor y alcanzar nuevamente un estado más armónico de cuerpo y mente.

¿Empezamos?

Te propongo que  imagines,  por ejemplo, que has realizado un ejercicio brusco y sientes en tu espalda una zona en la que aparece un dolor.

PRIMERA FASE:
(origen del dolor)  detectas que este dolor es agudo y superficial. No puedes determinar con exactitud dónde duele pero sientes inflamada la zona.
Es un dolor nuevo que antes no tenías. A partir de ahora lo sientes algunos días y otros no, es un dolor que va y viene. No le das demasiada importancia, no lo atiendes ni lo tratas, prosigues tu vida con este dolor. Pueden transcurrir meses y se hace habitual en tí convivir con ese dolor.

SEGUNDA FASE: (profundización del dolor)  pasa mucho tiempo y descubres que el dolor que tenías se ha hecho más profundo y localizado.  Tocas donde te duele y sientes tenso, duro.
Esta vez tampoco lo atiendes ni tratas, sino que prosigues sin ocuparte de él pensando que ya pasará.

TERCERA FASE:
(dolor reflejo-dolor crónico) hoy amaneces con un dolor aún más pesado y profundo que hace tiempo atrás. Al moverte detectas que en el lado opuesto y simétrico también hay dolor.
Puede que pienses que ahora tienes un nuevo dolor pero de hecho esta sensación que hoy sientes no es otra cosa que un reflejo del dolor  que sientes desde hace tiempo en el lado contrario.
Observas que a pesar de haber dormido muchas horas te levantas cansado. Es posible que empieces a percibir otros dolores o desequilibrios en tu cuerpo.
Puede que en  esta etapa decidas ocuparte de tu dolor y sus desajustes: consultas al médico pero los resultados no arrojan ningún resultado positivo, tomas algún antiinflamatorio recetado por el médico o por propia cuenta. Sólo encuentras una mejoría pasajera.

CUARTA FASE:
(remisión del dolor-empeoramiento global) si nada has hecho aún, a estas alturas es posible que ya no experimentes los dolores de espalda que  sentías pero la contractura está presente y a veces bloquea la movilidad de tu espalda. Puede que sientas la pérdida de elasticidad de tu musculatura, te sientes rígido.
Si vas al médico y te haces un análisis probablemente de resultados positivos a causa de algunas alteraciones. Estás en un momento en que comienzas a vivir claramente el desequilibrio de tu organismo. Lo que en un principio tan sólo era un dolor específico, con los años fue dando paso a un mal funcionamiento global.

El recorrido ha terminado, dejamos a un lado la imaginación y volvemos a este momento presente, a nuestro ahora. Espero que esta nueva información te permita crear conciencia  de tu postura corporal, de cómo nutres tu organismo y de los cuidados que le das.

>MÁS INFORMACIÓN:Fármacos o TENS , Dolor lumbar

Licencia de Creative Commons
La evolución del dolor by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.